viernes, 7 de junio de 2013

APP`s para nuestro Ciclo Menstrual

Tod@s hemos sido testigos de cómo las TIC´s (tecnologías de la información y de las comunicaciones) han llegado a nuestro mundo para quedarse. A esta alturas, parece como si siempre hubieran existido e indudablemente han influido en la forma como nos relacionamos y comunicamos. Pero como toda herramienta, depende del uso que se le otorgue el resultado final que obtendremos de ella.

En lo personal, no puedo negar mi gustillo por los aparatos tecnológicos y los ordenadores. Siento cierta satisfacción descubriendo y probando nuevas aplicaciones o programas que me faciliten la vida y me ayuden a  organizar la información que me parece importante dentro de mi mundo.

Por esto que les comento en el párrafo anterior, es que me gustaría dedicar  este post a un par de aplicaciones que pueden de ser de utilidad para quienes se encuentren interesadas en el autoconocimiento a través del ciclo menstrual, y además comparta conmigo esta afinidad con las tecnologías.  

Algo muy importante para mi autoconocimiento ha sido tomar consciencia de mi ciclo menstrual mes a mes, identificar como me encuentro, como me siento, que es lo que me sucede en las diferentes etapas de mi ciclo (menstruación, pre ovulación, ovulación y pre menstruación). Para realizar este proceso ha sido de mucha utilidad el Diagrama Lunar que conocí gracias a Miranda Gray  Anna Salvia (revisar su libro "Viaja el Ciclo Menstrual"), y puse en práctica gracias a  Erika Irusta.  Para quienes aún no lo conozcan, les cuento que el Diagrama Lunar es un calendario cíclico que nos permite registrar aspectos físicos, emocionales y sociales conectados con nuestro ciclo, tomando consciencia del mismo y respetando nuestra naturaleza de mujer.

Estas 2 APPS de las cuales hablare emulan un proceso similar al registro usado en el Diagrama Lunar, pero en tu móvil o tablet. Las APPS nos permitirán recoger y organizar información como por ejemplo: los días de nuestra menstruación y ovulación, la temperatura basal, mucosidad cervical, además de estados de ánimo, actividad sexual y diferentes síntomas como antojos, cambios de humor, entre otras cosas.

WomanLog:


- APP actualmente disponible para Android y  IOS.
- Tiene una versión gratuita, pero por 2,69 € pueden instalar WomanLog PRO liberando mayor cantidad de opciones dentro de la aplicación.  
- Tiene un interfaz muy intuitiva y sencilla. Además a nivel de diseño esta muy bien, incluso puede personalizarse con diferentes fondos (algunos gratuitos y otros de pago)
- Opción Gratuita: Las principales funciones de que ofrece esta esta APP son: Marcar inicio y fin del ciclo menstrual, predicción de la ovulación y los días fértiles, resumen trimestral en una sola pantalla, tabla de temperatura basal, protección con contraseña, copia de seguridad, estadísticas, seguimiento del peso, síntomas,  estado de ánimo (5 opciones), aviso de menstruación, fondos alternativos para personalizar la APP y calendarios múltiples. La versión gratuita tiene publicidad.
- Opción de Pago (WomanLogPRO): Pagando 2,69 € liberas opciones como el calendario circular (como el utilizado en el Diagrama Lunar), predicción fase lútea y fecha de ovulación, estados de ánimo (24 opciones), observación de la mucosidad cervical, posibilidad de otros avisos (menstruación, píldora contraceptiva, píldora multivitamínica, autoexamen de los pechos, anillo vaginal), vista general del ciclo (enviar archivo PDF a un correo electrónico), notas, recordatorios.  No hay publicidad
- Web: www.womanlog.com/‎


OvuView:


- APP actualmente disponible para Android.
- Tiene una versión gratuita y una de pago (no se el valor exacto) OvuViewPRO liberando mayor cantidad de opciones dentro de la aplicación.  
- También tiene un interfaz intuitiva y sencilla. A nivel de diseño a mi personalmente me gusta menos que WomanLog, pero en ya saben en cosa de gustos…
- Opción Gratuita: 14 métodos de conocimiento de la fertilidad, seguimiento de síntomas y notas, vista de calendario, gráficos avanzados de temperatura y síntomas, guía de usuario y sugerencias, consejos educativos e información sobre el ciclo menstrual y signos de fertilidad, estadísticas cíclicas (también similar a la gráfica del Diagrama Lunar), recordatorio de mañana automático para introducir la temperatura basal corporal, guardado y restauración de datos, temas distintos para personalizar a tu gusto (colores).  Además se puede importar datos desde las aplicaciones “My Days”, “WomanLog” y de la página “FertilityFriend.com”.
- Opción de Pago (OvuViewPRO): protección de datos por contraseña, envío por correo de datos y gráficos, activación/desactivación de métodos y ciclos, síntomas personalizados creados por el usuario. 
- Web: ovuview.com/

Además aprovecho el post para recomendarles un vídeo realizado por Erika Irusta, titulado "Agendar en Cíclico" donde nos da ideas para planificar nuestras actividades respetando nuestra naturaleza cíclica y permitiéndonos conocer a las 4 mujeres que tenemos en cada una de nosotras.(Para ver online el video haz click en la imagen) 


                                   

Escrito en Fase del Ciclo: Pre-menstrual/Otoño/Hechicera

viernes, 24 de mayo de 2013

Ser Mujer en Chile y enfrentarse al Bono por Hijo....


Como les conté cuando comencé este blog mi país de origen es Chile, en América Latina. No obstante, hace casi ya 3 años me encuentro viviendo en Barcelona, España. Hoy se los recuerdo, porque del tema al cual me voy a referir tiene relación con mi ser mujer, chilena y en edad fértil.   

El pasado 21 de Mayo, como todos los 21 de Mayo desde que volvió la democracia a Chile se realiza tradicionalmente la cuenta pública del poder ejecutivo (o sea el gobierno de turno). En este acto se realiza un balance anual  de todas las gestiones realizadas por el gobierno,  además de incluir información sobre los planes y programas que se encuentran planificados para ser instaurados en el año que vendrá. Este año era el turno de la última cuenta pública del Sr. Sebastián Piñera, presidente perteneciente al Partido Político llamado Renovación Nacional, el cual es un partido que se identifica con ideología de derecha. En esta cuenta pública se informo que como medida para aumentar el índice de natalidad en Chile (que cada año baja más y más) se darán incentivos económicos a las familias  sin discriminar su estrato social, que tengan tres o más niños en el futuro (Se pagara un bono de 160 euros para el nacimiento del tercer hijo, que llegará a 300 euros con el nacimiento del quinto hijo). Es necesario aumentar la tasa de natalidad de nuestro país, la consecuencia directa de que esta situación siga como está es enfrentarnos a un “Crecimiento Negativo”, lo cuál sería fatal…. Pero sería fatal ¿para quién?    

Pero esto no es lo que se dice al mundo, el Sr. Piñera al momento de presentar el proyecto declara: “Si los índices de natalidad de comienzos de los 90 hubiesen permanecido, hoy tendríamos un millón de niños adicionales jugando y alegrándonos nuestras vidas.” Suena lleno de buenas intenciones, pero la verdad es que yo no puedo evitar sentirme directamente interpelada y no es precisamente desde las buenas intenciones.

Aún no tengo hijos y creo que aún no termino de decidir si quiero dar ese paso. Pero me conecto con esa capacidad maravillosa de mi cuerpo de “ser dos” que se me ha sido concedida solo por el hecho de ser mujer y me maravillo porque me conecto con una trascendencia que es difícil poner en palabras y que imagino se multiplicara por 1000 si efectivamente en algún momento llego a embarazarme, parir y ser madre de otro ser. 
No obstante, esto no es lo que me preocupa. Lo que me preocupa es preguntarme: ¿Qué hay detrás de medidas como esta?, ¿Cómo el Estado de Chile esta mirando a la mujer, a la familia, a los hijos cuando hay personas que para analizar y solventar un indicador como la baja de natalidad cree que medidas como esta son viables?

Para mi esta medida es testimonial de otra forma de regular el cuerpo de la mujeres hoy, bajo el alero del crecimiento económico y hacerla servir para procrear hijos que se convertirán muchos de ellos en objetos serviles (si dije objetos, no sujetos) para mantener un sistema que de humanizado casi ya no le queda nada.  Al Estado de Chile hoy le interesa la baja de natalidad del país porque esto puede repercutir negativamente en la economía productiva del país, economía que como ya sabemos en Chile está en manos de los privados (empresarios) y de la oligarquía de nuestro país (Chile según estudios es parte de las 10 naciones con más desigualdad del mundo). 


Esta medida deja entrever 4 cosas a mi parecer:

1) La visión del cuerpo de las mujeres desde una óptica utilitaria y servil para el sistema como “hacedora de seres humanos”. No me diga Sr. Piñera que esto es una medida de apoyo a la maternidad, si el Estado así lo quisiera apoyaría a las familias independiente del número de hijos que éstas tuvieran. Además, medidas como estas hablan de la mujer nuevamente construida desde el imaginario colectivo como objeto, como un elemento más de la ecuación que tiene como resultado solo una cosa “La Producción”.

2) El discurso esquizofrénico del Estado de Chile. Las Isapres te cobran la vida por pagar un plan de salud si eres mujer y en edad fértil o directamente te expulsan porque eres demasiado cara (sabiendo de antemano que las mujeres en Chile en general, tenemos peores condiciones de empleabilidad en comparación a los hombres). Pero a pesar de esto, es ese mismo Estado que hoy te pide y “te premia” si tienes más hijos aunque te siga castigando a la hora de ejercer tus derechos en el ámbito salud si eres mujer y en edad fértil. 

3) Este proceder del Estado nos habla de un actuar político-técnico que no esta carente de significado. Al contrario hay aquí símbolos que se despliegan y que habla de lo que estamos entendiendo en Chile por progreso, familia, crecimiento, etc. Medidas como esta nos hablan claramente sobre la las condiciones económicas-políticas dominante en Chile, dejándonos entrever porque es una país donde hay una larga continuidad del modelo neoliberal. 

4) Como el Estado de Chile se posiciona desde la figura del “Gran Administrador”, delegando la responsabilidad de gestionarse y desarrollarse a la familia o al individuo, lo cual crea la ilusión de  oportunidad pero finalmente no crea posibilidades reales de desarrollo o de movilidad social. Acá obviamente el Estado de Bienestar no existe  y en esta ilusión que vende el “Gran Administrador” la culpa de que Chile no avance es (en este caso) de las mujeres que decidieron trabajar y estudiar antes de tener hijos, o de las familias que no están cumpliendo con el rol que les dio la sociedad. Siempre la atribución es individual o familiar y yo pienso: ¿Cuándo finalmente repartiremos las responsabilidades como corresponde?.


Mientras tanto yo como mujer, chilena y en edad fértil NO PUEDO, NI QUIERO QUEDARME CALLADA!!.

Escrito en Fase del Ciclo: Pre-ovulatoria/Primavera/Virgen 
 

jueves, 18 de abril de 2013

Mi soledad compartida con Virginia Wolf


Vengo de una fase menstrual intensa, marcada por un profundo cansancio pegado en los huesos… me dedique durante una semana a dormir y dejar de hacer sin cuestionarme mucho. Han sido meses intensos marcados por el cierre de ciclos, una cantidad importante de trabajo intelectual y encuentros y desencuentros con personas de mi pasado y de mi presente. En esta última menstruación sentí más que nunca las ganas de renovación y limpieza acusada por mi cuerpo y dejarme ir en ella, sin cuestionarme, me permite aprender a escucharme e ir ganando fuerzas en la medida que avanzo en mi ciclo… no obstante, sigue siendo un gran desafío por dos motivos:   

  • Permitirme estos espacios sin agobiarme o ponerme ansiosa (dejar de lado el mandato y el deber)
  • Aceptar los sentimientos, pensamientos, sensaciones que aparecen o se me hacen patentes en mis fases oscuras (premenstrual/menstrual)  

Y ahora con un poco más de luz, quiero darle hilo a los bosquejos de frases, sentimientos y palabras sueltas apuntados en una libreta que me acompaña continuamente.


He leído mucho en estos meses, pero puntualmente hay un libro que me ha resonado profundamente. Hablo de “Un Cuarto Propio” de Virginia Woolf, este libro que describe en primera persona el estatus de las mujeres en la sociedad, la relación que se establece entre los sexos y las consecuencias de la dominación, subordinación de nosotras las féminas ante este mundo construido en masculino, no deja de ser apropiado para el análisis hoy. Y es que mientras voy leyendo no puedo evitar identificarme con ese matiz de amargura y soledad que se cuela entre párrafos irónicos y llenos de humor negro. Concluyo ineludiblemente que estos párrafos están llenos de realidad, de mi realidad.  


A lo largo de mi historia vital no han sido pocos los momentos en donde me he sentido cuestionada, equivocada, mal interpretada, cuando hablo desde mi propia experiencia. Parece de perogrullo, pero al hablar con otras mujeres siento que es un sentimiento bastante más común de lo que pensaba. Incluso para escribir este blog que estuvo durante meses en mi cabeza, había un “algo” que no me lo permitía, hoy lo identifico con el miedo, el miedo a escribir, el miedo a decir, el miedo a parecer inadecuada, el miedo a no tener un lugar en este mundo. Aquí hoy mi inadecuación toma forma no solo de palabras, sino también de acción y re-acción.   

Durante años se nos ha explicado el mundo "como si fuésemos hombres" y es que ya sabemos que nuestra sociedad descansa  sobre leyes de orientación masculina. Esta visión no solo nos ha confundido, sino que también ha limitado la valoración de la autoimagen, la salud, la psicología, la maternidad, el rol de la mujer en la vida pública y privada. Además de impedir la construcción de un abordaje integral e equitativo “para y por nosotras”. Finalmente si no tomamos consciencia de esto el destino que nos depara a muchas de nosotras es sentirnos eternamente inadecuadas o perdidas en un mundo que por más que intentamos parece que no nos brinda un lugar que podamos habitar.

Nos han pedido que respondamos a la linealidad, nos han mirado y evaluado una y otra vez a través de un molde que no nos corresponde, un molde masculino. Desde mi, hoy rompo con esto y reacciono hablando desde mi experiencia en torno a la subjetividad femenina. Creo que desde mi pequeña trinchera esta decisión es relevante y fundamental: ¿Qué pasaría si todas hiciéramos este ejercicio?, me parece que los paradigmas del mundo estarían obligados a ser reconstruidos y las mujeres seríamos más libres, nos reconoceríamos entre nosotras desde una clave diferente, nos llamaríamos a la cooperación y la colaboración… porque hay todo un nuevo mundo que construir; un mundo donde por fin tanto hombres, como mujeres tuvieran la libertad de ser quienes realmente son.    


 Para descargar el libro "Un Cuarto Propio" de Virginia Woolf haz click en la imagen 

Escrito en Fase del Ciclo: Pre-ovulatoria/Primavera/Virgen 


lunes, 8 de abril de 2013

ERIKA LUST, un nombre para recordar...


Todos sentimos el anhelo de lo salvaje. Y este anhelo tiene muy pocos antídotos
culturalmente aceptados. Nos han enseñado a avergonzarnos de este deseo.
Nos hemos dejado el cabello largo y con él ocultamos nuestros sentimientos. Pero
la sombra de la Mujer Salvaje acecha todavía a nuestra espalda de día y de noche.
Dondequiera que estemos, la sombra que trota detrás de nosotros tiene sin
duda cuatro patas.
Clarissa Pinkola Estés - Prefacio  "Mujeres que corren con  los lobos"  


Estos días estoy particularmente densa, espesa.... mis reflexiones y cavilaciones mentales no me sueltan, no me dan tregua. ¡Y claro!, estoy en fase oscura y lo noto, lo siento, lo respiro... Pero hoy NO tengo ganas de continuar el hilo de mi profundidad. Lo cierto es que, mientras avanzan los días y se acerca el día inicial de mi menstruación, me apetece más dormir, desconectarme y dejar a un lado mi hiperactiva cabeza. No quiero darle más asunto... por ahora.  

Hoy prefiero irme a lo práctico. Y por eso quiero dedicarle este post a una mujer maravillosa llamada Erika Lust y compartir con Uds su trabajo. Erika es una escritora, guionista, directora y productora de cine pornográfico feminista, de origen sueco. Casi por casualidad, gracias a la maravilla del internet me encontré con una de sus películas hace ya 3 años. Con el tiempo tuve la posibilidad de averiguar más sobre ella, ver su filmografía completa, leer uno de sus libros y vivir en su misma ciudad de residencia (Barcelona), por lo cual he podido recorrer parte de su escenarios.


Erika a través de sus películas ha abierto un espacio poco explorado por la industria del porno: Cine pornográfico para mujeres, hecho por mujeres. Historias que no están llenas de lugares comunes, ni de imágenes prejuicidas sobre nuestra sexualidad. Un porno cercano, bien realizado, cuidado, quizás una obra de arte hecha para los sentidos de nosotras las féminas.

La recomendación esta hecha. Acá les dejo su filmografía, además de 2 entrevistas de ella que son interesantes de leer antes de ver su obra (o después) dado que presenta su visión sobre las cosas, el mundo, las mujeres y el porno.  

Mujeres bellas: empoderémonos de nuestra sexualidad, quebremos el tabú y de forma natural aprendamos a tocarnos, a querernos, a conocer nuestros cuerpos, sin culpa, ni verguenzas. Desafiemos las ideas y entremos  en contacto directo con nuestros cuerpos y con nuestra energía sexual/creativa. Las mujeres somos sexuales, no somos putas, vírgenes, ni locas. Un llamado a dejar de lado las etiquetas y a construir desde un nuevo paradigma esa libertad que aún hoy esta sociedad la tiene en deuda con nosotras.  

ENTREVISTAS



LARGOMETRAJES



CORTOMETRAJES




Escrito en Fase del Ciclo: Pre-menstrual/Otoño/Hechicera


viernes, 5 de abril de 2013

La Revolución de la Sangre

 

Tal cual como refiere Victoria Sau, “todas las mujeres consideradas normales han adquirido en un momento de su desarrollo una fluctuación del caudal de sus hormonas sexuales, de carácter cíclico, con una periodicidad que suele ir de veintiocho a los treinta y cinco días. Al conjunto de este proceso se le llama ciclo ovárico o menstrual” (2000: 77). 

Sin duda alguna, la menstruación representa un evento crucial en la vida de cualquier mujer. No obstante, a pesar de ser un proceso normal, natural y compartido hay una visión general en torno a percibir este proceso como negativo. En contraposición los sentimientos y actitudes positivas de las mujeres ante el sangrado menstrual o el sentimiento de orgullo relacionado con ser mujer, son elementos que apenas han trascendidos a lo largo de la historia. Esta inquietud me llevo a orientar mi tesina de máster en torno a este tema, hoy quiero compartir algo de esta información. 
 
Buscando antecedentes y remontándome a MI PROPIA HISTORIA, se me hizo evidente que la información de más fácil acceso respecto a este tema es muchas veces sesgada o asociada a un tema tabú, situación que complejiza encontrar espacios de dialogo en torno a un ciclo que nos acompaña durante toda nuestra edad reproductiva y que tiene impacto directo tanto en nuestra salud física, como psicológica.  

A lo largo de la historia de la humanidad el cuerpo femenino ha sido invisibilizado y categorizado. Desde Aristóteles hasta Darwin, pasando (obviamente) por la Iglesia Católica se han emitido opiniones y explicaciones respecto al tema, que no están exentas de un contenido valórico y cultural. Tal como refiere Sara Berbel (2001), es de esta forma como las sociedades humanas “han ido construyendo en torno a los procesos biológicos y fisiológicos de las mujeres un completo entramado ideológico con el fin de preservar como tabú todos los temas relacionados con el sexo femenino y, al mismo tiempo, mantener la situación de inferioridad “natural” de las mujeres en la esfera social” (2001: 60).  

Al revisar mi historia, sentí como se me hacía carne muchas de las cosas que iba leyendo. Porque sí, hubo un momento donde yo también tenía este malestar por tener mi menstruación, porque sí de adolescente alguna vez pensé que quería ser como un chico y no pasar por todas las vicisitudes de ser chica, porque sí pensaba que era mucho más fácil y mucho más útil nacer hombre, que nacer mujer, porque sí en algún durante muchos años de mi vida dormí mi ciclo y me desconecte de mi cuerpo utilizando hormonas …. Oh! Como me equivocaba!.... pero como leí por ahí en alguna red social, fue necesario perderme para volver a encontrarme. Hoy no sólo pienso distinto, hoy he aprendido a amar mi sangre, mi útero, mi vagina, mis ciclos y mis formas porque han sido una enorme herramienta para la reconquista de mi cuerpo y finalmente la reconquista de mí misma y es esa mi motivación para compartir estas reflexiones. 

Tantas formas de satanizar, invisibilizar y excluir la presencia del ciclo menstrual coexisten con nosotros en lo cotidiano que lo hemos normalizado. Pero vale la pena preguntarse si es normal que tengamos una lista interminable de denominaciones o eufemismos para NO nombrar nuestra menstruación: “la regla”, “el período”, “me encuentro indispuesta”, “estoy enferma”, “ha llegado Andrés”, por nombrar solo algunos. Y pensemos en los mitos, ¿quién no ha escuchado que la mujer que tiene su menstruación no puede hacer mayonesa o no puede bañarse durante su ciclo?....

Y ahora les pregunto. ¿Qué pasaría si dejamos de mirarnos a través de este prisma?, ¿si comenzamos a mirar con orgullo y consciencia nuestra menstruación?, ¿sí comenzamos a compartir esta información con nuestras amigas, madres, hijas, familiares?, ¿sí hoy miramos, olemos, tocamos nuestra sangre menstrual, le perdemos el miedo, el asco y la comenzamos a amar como el fruto de nuestro bendito útero, de este cuerpo de mujer que nos ha acompañado durante toda nuestra vida?.... yo pienso que aquí comienza la REVLUCIN! 


Sau, V. (2000). Reflexiones feministas para principios de siglo, horas y HORAS.

Berbel Sánchez, S., Peyrí, P. S., & Teresa, M. (2001). El cuerpo silenciado: Una aproximación a la identidad femenina.


Escrito en Fase del Ciclo: Pre-menstrual/Otoño/Hechicera

jueves, 21 de marzo de 2013

Mi cuerpo habla: Soy Mujer!



“Las mujeres tienen órganos que no sienten como suyos, 
cuyas funciones le son ajenas, 
y de los que disponen los entendidos en el terreno que sea” 
Victoria Sau (2000)

Hoy quiero hablar sobre el cuerpo. En verdad quiero reflexionar sobre MI CUERPO, al cual he tenido que REaprender a mirar y REconocer desde mi propia perspectiva. Llevo ya unos años en esto y la verdad es que no ha sido fácil, ni siempre satisfactorio, pero en el devenir de esta historia hoy puedo decir con absoluto orgullo que siento que habito mi piel y todo lo que ello implica.

Es curioso. Creo que nunca durante toda la historia de mi vida me había conectado tanto con  lo que implica “tener un cuerpo de mujer”, hasta ahora. Suena extraño, pero si lo pienso no lo es tanto… en este viaje personal me he replanteado tantas preguntas que, en otros tiempos y durante años, marcaron mi ruta: ¿por qué parece que no es lícito, ni permitido mirarme, tocarme?, ¿por qué he insistido tanto en encajar en aquellos estereotipos de belleza que en algún momento me parecían válidos?, ¿por qué durante tantos años no le puse la más mínima atención a mi menstruación y a mis ciclos?, ¿por qué muchas veces recuerdo haberme sentido frustrada o agotada al intentar ser aquella mujer que me mandaban los estereotipos culturales? ….

Creo que es porque hasta hoy, no me había dado cuenta como se me hacía carne un sinfín de mandatos y simbolismos culturales. Caminaba por esa senda porque parecía ser lo adecuado y YO OBVIAMENTE DESEABA SER ADECUADA. En este deseo termine por exiliarme de mi misma.

Hoy  he decido que este exilio a terminado. Decidí habitarme y eso ha permitido que me vivencie diferente, por fin me atreví a romper con ese molde (no lo he hecho totalmente, creo que es una tarea diaria, continua y probablemente que me tome toda la vida). Para mi sorpresa me he encontrado con recovecos de mí misma que desconocía por completo. Hoy me siento más libre, a ratos un poco salvaje y aunque muchas veces me desoriento porque no tengo repertorio conductual para vivirme de esta manera, sigo aprendiendo de mi misma y de las mujeres bellas que me acompañan.

Este ejercicio me ha dado algo invaluable llamado libertad. Y hoy bellas mujeres quiero compartir parte de este camino y sus claves con Uds.
  • Tocarse, mirarse, explorarse y dar rienda suelta a la curiosidad que es una guía maravillosa. De la masturbación femenina se habla poco, tan poco que muchas mujeres vivimos creyendo que somos las únicas que lo hacemos (y dígase de pasada que esta mal, que no es lícito o que eres rara). Pues NO!, a mi parecer es necesario un conocimiento sobre el autoplacer y la sexualidad vista no siempre desde una perspectiva de dos, si no vista desde la perspectiva del AMOR PROPIO. Este descubrimiento ha sido una brújula en esta misión de reconquista de mí misma, y el aprendizaje que he hecho de mi cuerpo es increíble, solo por mencionar algunas: me ayuda a dormir, alivia los calambres de mi menstruación, descubrí que es lo que me gusta, cómo y por qué, el saber más de mi misma me hace sentir con mayor poder para decidir.
  • Conectarse con la menstruación y las 4 mujeres que habitan en nosotras. Mirar, oler, tocar mi sangre menstrual ha sido una revelación -y no exagero-. Para mi fue una forma de reconciliarme conmigo misma. Tantos años percibiendo mi menstruación como algo negativo, tantos años sin permitirme interactuar con ella, sin darme cuenta que en este hecho me estaba negando a mi misma.  Conocerla me ha permitido reconciliarme con mi cuerpo y reconectar con mi ser cíclica. Mirarme en mis distintas fases y darme la licencia para simplemente ser.  Entender que determinadas fases de mi sexualidad no son una alteración de lo deseable, porque no puedo corresponderme con un modelo lineal, soy cíclica y durante el mes paso de la luz a la oscuridad.
  • Perder el miedo a hablar. ¡Cuánto tiempo me pase pensando en estas cosas pero sin decirlas!, cuando por fin me atreví a hablar me di cuenta de que no estoy loca y que no soy la única, hay muchas otras mujeres -y otros maravillosos hombre- que piensan y sienten parecido a mi. Según Caca citada en Sara Berbel (2001) en las sociedades modernas, las mujeres hemos perdido espacios de interacción donde sea posible hablar sobre estos temas que nos atañen  directamente, por ende, nos restamos espacios tanto para elaborar posibles ansiedades, como para educarnos en el conocimiento y la reapropiación de nuestros propios cuerpos. Lo que digo es: ¡Venga va, a recuperarlos!   

Tengo la certeza sentida desde mi propio cuerpo, desde mi útero, desde mi vivencia que es necesario abrir espacios que nos permitan recuperar el conocimiento verdadero del cuerpo femenino. Descubrir las huellas que en alguna parte de nuestro inconsciente colectivo dejaron otras culturas mucho más antiguas, revisar el imaginario que tenemos sobre nuestro cuerpo y las fases que nos permiten madurar, procrear y gozar del placer sexual. De esta manera mirarnos con un prisma diferente y generar nuevas interpretaciones a lo que hasta ahora se ha considerado desde un exclusivo punto de vista de cultura occidental y patriarcal (Berbel 2001).


- Berbel Sánchez, S., Peyrí, P. S., & Teresa, M. (2001). El cuerpo silenciado: Una aproximación a la identidad femenina.
Sau, V. (2000). Reflexiones feministas para principios de siglo, horas y HORAS.

Escrito en Fase del Ciclo: Pre-ovulatoria/Primavera/Virgen 

viernes, 22 de febrero de 2013

Desde la cuna...

Quiero compartirles una reflexión que hice hace algunos años, cuando residía en Chile. Hoy la leo y me parece tan vigente como antes. Entiendo que esta realidad no es particular de Chile si no que traspasa fronteras, territorios y culturas. El cuerpo de la mujer invisibilizado, la violencia normalizada, la mirada de un sistema deshumanizado en muchos sentidos. 
-----------

"En el zócalo de un hospital, a penas iluminado por los rayos que se filtran por ventanas de vidrio opaco, ocho mujeres están a punto de parir. Se escuchan los ruidos de los monitores fetales, gemidos de dolor y un teléfono que suena de vez en cuando. Pareciera que fuese un día gris y nublado, sin embargo, afuera esta soleado" 
Estas son las primeras anotaciones de Michelle Sadler, durante 4 años fue testigo de 62 partos en los Hospitales San Borja Arriarán, Salvador y Luis Tisné (Santiago de Chile). Su detallado registro de 125 hrs. de observación son parte fundamental de la tesis que desarrollo para titularse de Antropóloga Social. 

"Valeska, de 17 años, está muy asustada y se queja mucho. Llora y emite pequeños gritos. `No me pusieron anestesia´ dice. El personal de atención comienza a enojarse por su comportamiento: `¡Sin ruido!, ya no se ponga mañosa´. Le ponen la inyección de anestecia local en la zona de la episiotomía. Ella grita. Puja. Nace su hijo, lo ponen sobre el vientre de Valeska y ella intenta tocarlo, pero le dicen:`Abajo las manos, no lo toque´. Toman al recién nacido, se lo muestran rápidamente a la madre y se lo llevan a revisión. Valeska llora en silencio mientras la suturan. Al preguntarle como se siente, responde: `Mejor´. `¿Está feliz?´. `No´. Tampoco parece triste. Una auxiliar comenta: ´¡Qué impávida!´". 

"Una mujer con problemas cardíacos sufrió un paro durante una cesárea. Mientras intentaban reanimarla, su hija recién nacida llora en la cuna, sola. La tomo en brazos para calmarla. Apoyada sobre mi pecho, busca el pezón chupando la piel. Nació casi a las 11 de la mañana. Ahora son las 12 y media. Una auxiliar joven entra a la sala con los ojos llorosos. Por su mirada entiendo que la madre murió. La recién nacida se pone a llorar con más fuerza. Tras un largo rato en mis brazos, se calma un poco. De pronto, otra auxiliar me llama la atención. Me dice que estoy malcriando a la guagua: ´Nadie la va a querer, es huacha(1)lo más probable es que se vaya en adopción`, me dice" 

Todos estos párrafos son parte de la tesis realizada por Michelle. Párrafos que fueron publicados en la Edición de Mayo 2007 de la Revista Paula en un reportaje titulado:"NACER EN CHILE", ya tiene sus años pero lamentablemente la realidad no ha cambiado mucho. Obviamente que estás son solo algunas frases, que forman parte de un extenso e interesante artículo, que debo confesar me dio dolor de estómago leer... 

Me pasan muchas cosas al repasar esta crónica, que quise compartir porque me pareció de una revelación absoluta del como nacemos, de cúal es nuestro primer acercamiento al mundo desde la cuna y que es simplemente decidor al escudriñar en la visión de mujer que hay detrás de esto.

El sistema en el que nacemos, es de una violencia brutal, cosa que se gráfica fielmente en los testimonios redactados al inicio. En este contexto ya se comienzan a volver invisible lo que se siente, opina o piensa los protagonistas de la historia, en este caso las mujeres-madres. La información es poco democrática y muchas veces iatrogénica(2)... Lo que convierte nuestros nacimientos en actos donde se evidencia la injusticia y la desnaturalización. 

Las mujeres se entregan a este sistema sin reclamo, actuando como si hubiera una resignación aprendida de que esto tiene que ser así porque esta normalizado y validado. La violencia se invisibiliza no solo para quién la recibe, si no también para quien la ejerce (matronas, médicos, técnicos, etc). Pido disculpas de antemano, porque en lo personal me ha tocado conocer profesionales de este rubro que son maravillosos en el trato, humanizando el proceso, permitiendo que el curso sea diferente, crecedor y fascinante.

¿Qué me llamo la atención de este artículo?. Como desde este evento tan vital como es un nacimiento, el comienzo de la vida, se nos quita la humanidad. Los mujeres no tienen voz ni voto, los "profesionales" a cargo del proceso fragmentan el cuerpo humano en trozos aislables y medibles, ven síntomas, síndromes, enfermedades, pero nunca jamás a las personas detrás de ellos. Nuevamente la medicina científica occidental nos juega una mala pasada, invisibilizando el legítimo y objetivo hecho de que somos seres integrales, que no sólo poseemos cuerpo, si no también mente, emociones, e incluso me atrevo a agregar la palabra alma... ¿Y que vemos aquí? como se mecaniza y se deshumaniza el proceso de nacer. Me da terror que algún día sea yo quién este recostada en esa sala oscura y fría... replicando en mi cabeza las historias de este artículo y comparándolas con la mía... 

Si yo soy la madre de este hijo, ¿por qué no puedo decidir en que posición tener a mi hijo?, ¿por qué me siento tan excluída de este proceso?... ¿por qué siento que soy solo un ser humano más y ni siquiera tengo la calidad de individuo o menos persona?... 

Creo que comparto la hipotesis de Michelle, cambiar la forma en que nacemos es fundamental para cambiar como sociedad. Por primera vez, reconocernos como personas, como mujeres, como madres, como seres integrales y humanizar procesos tan fundamentales como el nacimiento, lo que permite que nuevas generaciones lleguen a este mundo en un ambiente distinto, de respeto y valoración incondicional. Donde yo soy participe de esto porque es MI proceso, donde no se invisibiliza la violencia, ni hay profesionales que solo atienden a síntomas y no a personas. Un canto que permita la proyección futura de seres humanos mas integros, felices y sanos. 

(1) Huacho: un seudónimo par llamar a los niños con progenitor ausente (padre), para mi la alegoría de un país discriminador. 
(2) Iatrogenia: Patología producida por intervención médica.
 
Para quién se interese por una visión diferente, les dejo una parte de la entrevista realizada a Claudio Naranjo, psiquiatra chileno, gestáltico que habla sobre este tema: Parto Orgásmico